Cómo instalar un PC con todo el software gratis

Por PCWorld pcworld@idg.es
www.idg.es/pcworld
(20/09/2002)

Queda muy poca gente que se vea completamente libre de trabajar en algún momento con el ordenador. Compruebe cómo no es necesario hacer ningún desembolso en cuanto al software. Le indicamos cómo instalar un sistema basado en GNU/Linux, completamente funcional y listo para el trabajo diario.

Seguro que en algún momento se le ha despertado la curiosidad por Linux, tras el bombardeo continuo en la prensa, los artículos publicados en esta y otras revistas, y la filosofía que envuelve al mundo de este sistema operativo gratuito. La mayor parte de los artículos publicados tienen un cierto nivel técnico que no hacen al sistema operativo del pingüino apto para todos los públicos. A la mayor parte de los usuarios les queda muy lejana la configuración de Linux como servidor, la reconstrucción del núcleo o la compilación de nuevo software experimental. Efectivamente hasta hace poco tiempo, siempre se ha asociado Linux con su buen funcionamiento en redes, en áreas investigación y ámbitos educativos. Hace tan sólo un par de años, su uso era bastante más complicado y menos intuitivo de lo que lo es en la actualidad y por fin comienzan a verse los primeros resultados del esfuerzo por llevar a Linux a los PC de escritorio.
Como decíamos, no todo el mundo tiene que vérselas a diario con un sistema operativo de red, desarrollo de programas ni nada medianamente avanzado. Sin embargo, todos tenemos necesidades comunes, cómo redactar un informe, manejar una base de datos, hojas de cálculo, correo electrónico, navegación por Internet, etc. Si podemos permitirnos las licencias de Windows, Microsoft Office, Corel WordPerfect Office, Lotus SmartSuite o cualquier otro tándem de aplicaciones similares, estupendo, tendremos todas las herramientas para trabajar, con la seguridad de que mantenemos la compatibilidad con cualquier otro usuario. Pero si nos encontramos completamente de nuevas, la inversión inicial en software es considerable, sobre todo para usuarios particulares. Por ejemplo, la licencia de Windows 98 ronda las 18.000 pesetas (108,18 euros). La de actualización competitiva de Microsoft Office 2000 Estándar, la suite más extendida, son aproximadamente 46.000 pesetas (276,46 euros), lo que nos da una suma total de 64.000 pesetas (384,64 euros) por el software necesario para poner nuestro PC a trabajar.

  • Alternativas gratuitas (o casi)

Anteriormente, si no podíamos o no queríamos desembolsar esta cantidad, la única solución era utilizar software ilegal, con todos sus riesgos y consecuencias. Ahora, con un poco de ánimo para aprender un sistema nuevo, podemos tranquilamente emplear soluciones gratuitas, tanto para el sistema operativo como para las aplicaciones a ejecutar en éste. En el caso del sistema operativo podemos escoger entre FreeBSD, BeOS, Linux, e incluso versiones de Sun Solaris 8 y SCO OpenServer 5, por las que únicamente se cargan los costes de soporte físico y envío (aunque en el caso de OpenServer la licencia está limitada únicamente a usos no profesionales o de evaluación). En cuanto a las llamadas suites ofimáticas gratuitas, la oferta es menos amplia; Sun StarOffice, KOffice, y otros proyectos puntuales, amén de Corel WordPerfect 8 para Linux (procesador de textos únicamente).
Aunque cualquier usuario que haya trabajado con Unix, estará encantado de probar cualquiera de las variantes anteriormente mencionadas, la realidad es que los principiantes no debería dudar en optar por un sistema GNU/Linux, tanto por la sencillez de uso alcanzada actualmente, como por lo avanzado de su interfaz gráfica de usuario, si se le compara con otras soluciones Unix, además de tener en cuenta la excelente proyección de futuro de la que goza este sistema operativo. Gratuito es además un término que en el mundo Linux se lleva a las últimas consecuencias, siendo posible acceder al código fuente también de forma gratuita.
En cuanto a las suites ofimáticas, la solución esta bastante clara, StarOffice 5.1 de Sun Microsystems. A la potencia y versatilidad que ofrecen todos sus componentes, se le suma que es una aplicación multiplataforma (está disponible para Windows 32 bits, Solaris (Intel y SPARC), Linux para PC y OS/2) y que además guarda la compatibilidad con la mayoría de los formatos más extendidos, incluyendo Microsoft Office 97, sin olvidar que es la única en su categoría completamente gratuita, tanto para uso profesional como personal. Si aún no la conoce, StarOffice 5.1 incluye un procesador de textos, hoja de cálculo, navegador web, correo electrónico, presentaciones, bases de datos, gráficos, y un excelente administrador de archivos, muy similar al conocido Explorador de Windows.

  • Dónde obtener los programas

Puede descargar de forma gratuita tanto cualquier distribución de Linux como StarOffice 5.1 de Internet. Puesto que ambos ocupan un tamaño considerable, puede pedir que le envíen una copia en CD, pagando los gastos de soporte físico y envío. En cualquier caso, podrá encontrar una copia del CD de Mandrake Linux 7.0-2 en uno de los CD que se regalaban con el pasado número de PC World. Del mismo modo puede encontrar StarOffice para todas las plataformas en el CD que Sun Microsystems y PC World regalaron con el número 159 de noviembre de 1999. Si dispone de una conexión rápida a Internet, puede descargar los programas usted mismo. Consulte el recuadro “Direcciones” para ver dónde descargar estos programas.

  • Instalación de un sistema GNU/Linux

Si usted ya es usuario de un sistema basado en GNU/Linux desde hace tiempo, habrá podido comprobar que la instalación del mismo no siempre ha sido tan sencilla. Afortunadamente casi todas las distribuciones actuales son extremadamente fáciles de instalar, si echamos la vista atrás solamente un par de años.
Si por el contrario no ha instalado jamás un sistema operativo de este tipo, y actualmente usa Windows, es normal que tarde un tiempo en acostumbrarse y conocer Linux. En caso de tener ya instalado Windows en su equipo, le sugerimos que no se deshaga inmediatamente de él. Puede instalar Linux en el mismo disco duro que tiene Windows, y usar el cargador LILO (Linux Loader) para elegir qué sistema operativo quiere iniciar cuando arranque su sistema, de forma que pueda usar indistintamente Linux o Windows según sus necesidades. No tiene que preocuparse de instalar este programa, pues se hace de forma automática cuando instala Linux.

  • Si ya tiene Windows instalado

Linux utiliza su propio sistema de archivos, Extended 2 (ext2), del mismo modo que los sistemas Windows usan FAT, FAT32 o NTFS. Algunas distribuciones de Linux (como WinLinux o PhatLinux) permiten instalarse dentro de una unidad lógica de Windows. Para llevar esto a cabo, se emplean dos métodos; usar umsdos que son unas extensiones al sistema de archivos FAT y FAT32 que permiten hacer uso de los permisos de usuario y enlaces simbólicos característicos de Unix, o bien crear un fichero imagen (por lo general de grandes dimensiones) que contiene un sistema Ext2 donde se instala Linux. Ambos métodos tienen la ventaja de que no es necesario modificar el tamaño de las particiones del disco duro, sino tan sólo tener suficiente espacio libre dentro de una unidad lógica de Windows para dar cabida a Linux. Sin embargo, el rendimiento general de un sistema Linux se ve sensiblemente reducido si se instala en una partición con un sistema de archivos no nativo. Le recomendamos que para sacar mayor provecho, instale Linux en una partición de tipo Extendido 2.
Lo más normal es tener toda la capacidad del disco ocupada con una o varias particiones de Windows, que luego se muestran en el explorador como volúmenes identificados por letras de unidades lógicas (C:, D:, etc). Para instalar Linux tendrá que dejar espacio libre en el disco para poder crear una nueva partición que sea de tipo Ext2. Para ello existen varias soluciones, unas más sencillas que otras. Podría eliminar todas las particiones y crearlas de nuevo de forma que no ocupen completamente todo el disco duro. Evidentemente esto es un trastorno, pues necesita hacer una copia de seguridad de sus datos e instalar de nuevo su sistema Windows además de Linux.
Una solución más sencilla es reducir el tamaño de una de las particiones ya existentes de Windows para así dejar espacio libre y crear una nueva partición para Linux. Para ello puede emplear la herramienta FIPS que forma parte de cualquier distribución estándar de este sistema operativo. FIPS reduce el tamaño de una partición DOS (FAT16 o FAT32). Para poderlo usar eficientemente es muy recomendable desfragmentar primero el disco duro a fin de agrupar todos los sectores ocupados y dejar todo el espacio libre disponible de forma contigua dentro del disco. Puede desfragmentar la unidad accediendo al cuadro de propiedades de la misma desde Windows 9x.
Existen herramientas comerciales mucho más potentes, como Partition Magic de PowerQuest o Partition-It de Quarterdeck, que le harán esta tarea mucho más sencilla. Además, en el caso de tener que reducir una partición de tipo NTFS (Windows NT 4.0), esta será la única solución.

  • Inicio de la instalación

Llegados a este punto, ya debemos tener espacio libre en nuestro disco duro para crear la nueva partición donde instalaremos Linux. Para iniciar el programa de instalación, el método más sencillo es arrancar desde el propio CD, pues cualquier distribución ha sido grabado usando el sistema El Torito que permite el arranque del equipo desde el propio disco compacto, como si se tratará de un disquete de inicio convencional. Para poder aprovechar esta característica, su equipo tiene que tener una BIOS que permita incluir la unidad de CD-ROM en la secuencia de arranque del sistema. Si es así, basta con configurar la BIOS para que el CD-ROM sea la primera unidad de arranque y reiniciar el ordenador con el disco.
Si su equipo no dispone de esta característica, tendrá que crear uno o dos discos de arranque para poder iniciar el programa de instalación. Consulte la documentación de la distribución Linux que haya elegido, pues los pasos a seguir pueden variar de una versión a otra. Normalmente el CD contiene un directorio con ficheros imágenes de los discos de arranque (de tamaño 1.44 MB) junto con una descripción en un fichero de texto. Para generar dichos discos, ha de volcar la imagen a un disquete con una utilidad como RAWRITE (también incluida en todas las distribuciones).

  • Instalación del sistema

Dada la gran diversidad de programas de instalación (prácticamente cada distribución incluye el suyo propio), es imposible cubrir en detalle todos ellos. Los pasos del asistente varían ligeramente, su uso puede ser más o menos sencillo, pero todos incluyen los mismos pasos; creación de las particiones, selección de paquetes a instalar, asignación de claves de superusuario y usuarios adicionales, instalación del cargador LILO y reinicio del equipo.

  • Crear particiones

Los sistemas Unix manejan los dispositivos físicos como discos duros, puertos serie, USB, etc. como archivos especiales y se agrupan todos bajo un mismo directorio para dispositivos (devices), /dev/. Los discos duros, y las distintas particiones en las que los hayamos divido también son tratados de este modo. En Unix no encontrará los volúmenes de datos referenciados por letras de unidades lógicas (C:, D:, etc), sino como dispositivos que han de ser montados en directorios para poder acceder a ellos. Esto ofrece algunas ventajas interesantes, que solamente se encuentran disponibles en los sistemas Windows desde su última versión, Windows 2000. Esta brevísima introducción viene al caso porque para crear las particiones ha de tener una ligera idea de las referencia Linux. El disco conectado al bus primario como maestro es /dev/hda, si se conecta como esclavo al mismo bus, es /dev/hdb. En el caso del bus secundario, las unidades se referencian como /dev/hdc y /dev/hdd para el dispositivo maestro y esclavo respectivamente. Las distintas particiones de cada disco duro se referencian por el nombre del dispositivo y el número de la partición. Sabiendo que únicamente puede haber 4 particiones primarias, éstas se referencian como /dev/hda1, /dev/hda2, /dev/hda3, /dev/hda4. Si se trata de particiones extendidas, el número siempre es superior a 4. Por ejemplo, si tenemos una partición extendida y dentro de ella varias unidades lógicas, éstas se referencian por el archivo de dispositivo /dev/hda5, /dev/hda6 y así sucesivamente.
Para poder acceder a los contenidos de cada una de estas particiones es necesario montar el dispositivo en un directorio. Durante la instalación se le pregunta cuál será la partición raíz, es decir, la que se montará en el directorio raíz (/).
A no ser que tenga una cantidad exagerada de memoria RAM instalada en su sistema (más de 128 MB para usos normales), es muy recomendable que cree además una partición para el intercambio de memoria al disco (swapping). Esta partición puede ser primaria o extendida y no es de tipo Ext2, sino Linux Swap. Esta partición no es necesaria montarla en un directorio. Muchas de las distribuciones actuales (Red Hat, Mandrake, Corel Linux, Caldera OpenLinux, etc) disponen de un sistema de instalación completamente gráfico que hace innecesario tener que hacer estos pasos de forma manual y disponen de un interfaz gráfico que hace del particionamiento del disco una tarea completamente trivial. No obstante, insistimos, si no ha usado Linux con anterioridad, es más que recomendable sacar copia de seguridad de los datos valiosos que tengamos en el sistema antes de proceder a su instalación, en previsión de posibles errores que dejen inutilizada la partición de Windows.

  • Instalación de StarOffice 5.1

StarDivisión hizo un gran esfuerzo por homogeneizar el aspecto de la interfaz de usuario en todas las versiones para las que está disponible este programa. Desde el mismo inicio de la instalación, se puede comprobar el aspecto extremadamente familiar con los programas de instalación de Windows, siendo especialmente parecido al de Windows 98.
En el caso concreto de la versión de Linux, el programa de instalación viene empaquetado en formato tar, así que lo primero es descomprimirlo en algún lugar de nuestro disco donde tengamos espacio suficiente. (aproximadamente unos 68 MB). Para ello empleamos el comando tar y lo desempaquetamos en un directorio temporal (por ejemplo /temp).
tar xvf /mnt/cdrom/LINUX/SO51A_LI_34.TAR -C /temp/
Una vez desempaquetado el archivo, localice el programa de instalación setup dentro del directorio ./office51 y ejecútelo. Se trata de un programa en modo gráfico, por lo que le recomendamos que lo haga bajo un sistema X Window. Cuando se inicie el asistente de instalación de StarOffice siga las instrucciones que se le presentan en pantalla.
Aunque en principio es indiferente qué gestor de ventanas utilice, es bastante aconsejable el entorno de escritorio KDE, pues es uno de los más completos y además se asemeja en cierto modo al conocido de Microsoft Windows, por lo que a los usuarios noveles les será más fácil acostumbrarse a él. Además StarOffice dispone de una función para añadir de forma automática iconos en el menú de KDE para iniciar la aplicación, del mismo modo que en Windows se insertan nuevos accesos directos cuando se instala cualquier programa.

  • Inicio de StarOffice

La primera vez que ejecutemos StarOffice se nos presentan algunas preguntas para terminar de configurar el programa, como los datos para poder hacer uso del correo electrónico, si deseamos registrarnos (es completamente gratuito), etc. Como decíamos, si usamos KDE, basta con seleccionar el icono que aparece en el menú de inicio. Si utilizamos cualquier otro gestor de ventanas, siempre podemos recurrir al método estándar de llamar al programa desde el intérprete de comandos. Si le hemos indicado al asistente de instalación que nos copie los archivos necesarios en nuestro directorio personal (p.e: /home/laboratorio ), podemos encontrar el programa principal en /home/laboratorio/ Office51/bin/soffice, por lo que podemos ejecutarlo con el comando /home/laboratorio/ Office51/bin/soffice &
El uso de la aplicación en sí es bastante sencillo, pues como decíamos, su interfaz ha sido diseñada para ser lo más homogénea posible entre las distintas plataformas en las que funciona, manteniendo el aspecto de cualquier aplicación de Windows.

  • WordPerfect 8.0

Hemos elegido StarOffice por ser la solución más completa que existe ahora mismo para Linux. Para este mismo año está prevista la aparición de Corel WordPerfect Office 2000 y también se ha anunciado que en breve estará disponible una versión de Corel PhotoPaint 9 versión Linux, para su descarga gratuita desde la web de la compañía canadiense. Mientras tanto, no queremos dejar pasar la oportunidad de hacer mención a Corel WordPerfect 8, la última versión del mejor procesador de textos que ha estado disponible en entornos Unix desde hace mucho tiempo.
Si de antemano sabe que no va a tener que hacer uso de ninguna hoja de cálculo, presentaciones, o ya dispone de otras herramientas, quizá le resulte muy interesante probar WordPerfect 8 para Linux, pues no sólo es igual a su versión para Windows 32 bits, sino que además incluye algunas opciones exclusivas en su versión para sistemas operativos GNU/Linux.

  • Gráficos

StarOffice incluye herramientas para el manejo de gráficos en un buen número de formatos, pero es mucho menos versátil que otras aplicaciones específicas para la creación y retoque de todo tipo de gráficos. A la espera de que Corel lanze en su sitio web una versión gratuita para descarga de Corel PhotoPaint 9 para Linux, la mejor solución por el momento, es The GIMP (The GNU Image Manipulation Program), un programa basado en las librerías GTK, que poco a poco se esta poniendo a la altura de las herramientas más sofisticadas disponibles en Windows y Macintosh.
Seamos realistas, GIMP aún no puede competir con Adobe PhotoShop, pero sí incorpora un buen número de las herramientas y funcionalidades de éste, sin olvidar que se distribuye bajo la Licencia Pública General GNU y es por tanto completamente gratuito.

Software gratis y productivo Cómo instalar un PC con todo el software gratis
Número: 165. Sección: Práctico. página: 316
http://www.idg.es/pcworld/articulo.asp?idart=109579

Página Principal: www.idg.es/pcworld

Copyright ©2002 PC World / IDG Communications, S. A.